Solución de baja teconología para evitar que te roben la contraseña con un Key Logger

La solución que proponen Herley y Florêncio es tan sencilla como ingeniosa. Resulta que los keyloggers son muy buenos capturando toda la información que se teclea, pero normalmente no tienen ni idea de dónde está tecleando. Si cambias de aplicación, o de ventana, el keylogger sigue «grabando» simplemente una ristra de letras, que tú puedes hacer tan ofuscada como quieras. El sitio (ventana, caja de texto, etc.) en que estás tecleando, se suele llamar el foco. El truco es, simplemente cambiar con el ratón el foco entre letras, tecleando letras al azar entre las letras reales. Cambiar el foco es simplemente hacer un clic con el ratón en otra zona de la ventana del navegador (y da igual si esas letras se ven en pantalla o no, se pueden poner por ejemplo en la caja de búsqueda).

Visto en Microsiervos

Gotardo González
Nací en Granada en 1983 pero desde hace un tiempo vivo en tierras extremeñas. Desde hace unos años soy desarrollador de aplicaciones web y actualmente trabajo como freelance.